Este próximo 10 de septiembre a las 8 a.m. saldrá a marchar un contingente en la ciudad de Querétaro. Marchan, de acuerdo a sus propias palabras y de forma ambigua, a “favor de la familia” y se denominan a si mismos “Frente Nacional por la Familia”. La mencionada marcha tendrá cabida, al parecer, en varias ciudades del país las cuales se cuentan por decenas.

Entre otros, algunos de los supuestos argumentos usados en su página son joyas como las siguientes:

  • Habrá una “oleada de maestros transgénero en los colegios, al privilegiárseles por motivos de inclusión”.
  • Habrá “baños transgénero en los colegios, para que cada quien entre al lugar donde se sienta identificado”.
  • Dicen ellos que “si un profesor se siente mujer podrá ir al baño donde va tu hija menor. En otros países, o anterior ha provocado casa de abuso sexual y casos de pederastia”.
  • El matrimonio “conformado entre un hombre y una mujer, y l familia natural, ambas bases de nuestra sociedad”.
  • Evitar el objetivo de “adoctrinar a los niños con el objeto de que cambien su mentalidad con relación a la familia natural y vean como algo normal las uniones entre personas del mismo sexo, las relaciones sexuales de adultos con niños, el transexualismo, y una muy amplia gama de desviaciones sexuales”.

Después de tratar de escuchar desde diversas fuentes los argumentos y los orígenes de su postura no puedo más que atribuirlo a un oscurantismo medieval y a una ignorancia que necesariamente debe ser voluntaria para caer en el terreno de la negligencia. ¿Por qué menciono esto? porque lo que el llamado Frente no menciona son los diversos casos de imágenes alteradas para hacer pasar como verdaderos montajes de libros de texto falsos así como la franca tergiversación de los artículos de la reforma propuesta por el ejecutivo.

Mientras estas organizaciones hablan de una supuesta manipulación del lenguaje para camuflajear los verdaderos intereses de lo que llaman “la ideología de género” (término que no me fue posible encontrar en uso de alguien que no estuviera de alguna manera vinculado a los grupos promotores de estas marchas o, para efectos prácticos, la iglesia católica) ellos mismos se han encargado de crear toda una confusión que resulta bastante compleja de descifrar para aquel que no sigue o no está instruido en el debate del tema. Y esto no puede sino parecerme sospechoso y malicioso por decir lo menos. Y es malicioso porque genera en el escucha una inclinación a apoyar sus postulado sin darse cuenta de que está actuando sobre la base de una serie de mentiras de la mano de un grupo que, si bien no se empeña en negar su filiación, ni siquiera puede abiertamente reconocer a los intereses de quién sirve.

Entre tanta guerra de terminologías vale la pena retomar los significados correctos de estas palabras y los verdaderos términos de la reforma:

  • El postulado central es el matrimonio igualitario, es decir, la unión en matrimonio de cualquier persona independientemente de su genero y orientación sexual para “tener una vida en común para procurarse ayuda mutua, solidaridad, respeto e igualdad”. Con esto se dejará de definir el matrimonio como la unión entre hombre y mujer con la finalidad de perpetuar la especie. Y he aquí uno de mis principales argumentos para oponerme a este tipo de discurso; si la unión entre personas es meramente con el fin de procrear, ¿aquellos biológicamente impedidos para hacerlo, aún heterosexuales, deberían de ver negado este derecho? Incluso desde la perspectiva de las escrituras ¿no asumimos que el matrimonio es un llamado de Dios hacia el hombre al amor y no sólo la procreación, a ser los cónyuges representación del amor de Dios?. Efectivamente la biblia lo plantea como la unión natural entre hombre y mujer pero lamento decirle a estas personas que la ciencia ha demostrado cabalmente que la homosexualidad es biológica y que el humano no es un animal natural sino social o de lo contrario seguiríamos en las ramas. Hablemos además del hecho de que la iniciativa no pretende meter las manos en los dogmas eclesiásticos sino en el derecho civil, que en México está separado de la iglesia com estado laico que somos. No queridos hermanos; nadie les va a obligar a casarse con otro hombre o mujer, nadie va a “destruir” la familia, lo que obtendremos serán los derechos civiles como seguridad social, acceso a pensiones y certeza jurídica para personas que siempre han tenido obligaciones pero que hasta ahora han visto sus derechos negados. Hacer lo contrario, imponer sus dogmas a los no creyentes si que es imposición queridos. E matrimonio igualitario no es una reducción sino una ampliación de los derechos que nos otorgan a todos las libertades que un ser humano debe gozar.
  • El segundo punto de la iniciativa es la igualdad de condiciones para adoptar. No es otra cosa más que le derecho a adoptar para familias hetero y homosexuales. No me voy a extender en este punto; basta con acceder a los últimos 30 años de investigación científica que establecen con evidencia contundente que aquellos niños criados en hogares homosexuales son igualmente sanos en su desarrollo físico y psicológico, se adaptan al medio, desarrollan habilidades sociales y no presentan un índice diferente de patologías contra aquellos criados en hogares heterosexuales. Retomando el punto anterior, si la adopción fuera solamente para aquellos fisiológicamente impedidos para la procreación deberíamos de prohibirla también para los heterosexuales que pueden tener hijos, porque asumiríamos que la adopción más que la perpetuación de un instinto paterno/maternal y un acto de amor es una prótesis viva objetivizada por “padres” que deciden qué hacer de un niño fuera de su criterio.
  • El tercer punto se refiere a las cuestiones de género. Contrario a lo que los opositores argumentan hay grandes diferenciaciones que deben hacerse aquí para evitar la mezcla absurda que pretenden arrojar a la opinión pública. Sexo es la condición física con la que el individuo nace, mujer u hombre, no hay más. sin embargo, género es aquella identidad que se construye mucho más allá de lo biológico y alcanza lo social y lo afectivo, es decir, cómo nos vivimos a nosotros mismos, ¿nos identificamos como hombre o mujeres a nivel mental, psicológico?, etc. Así mismo la orientación sexual es independiente del sexo y el género, es meramente el sexo hacia el cual nos sentimos atraídos, y esto puede ser complicado pero sigue siendo natural. Si cambiara mi apariencia corporal de hombre a una de mujer no necesariamente significa que me gustan los hombres, podemos tener una persona transgénero en esa situación que mantenga su preferencia por mujeres. Y así podríamos seguir y nos damos cuenta que es necesario garantizarle certeza jurídica y documentos de identidad a estas personas, ¿por qué? porque no importa sexo, preferencia sexual, identidad de género, todos los derechos para todas las personas.
  • Finalmente el divorcio. La iniciativa incluye el llamado divorcio exprés para todas las parejas que lo soliciten sin necesidad de presentar una causal como se hacía antes. Insisto, matrimonio civil, ¿si estoy a favor de los valores y de la resolución de conflictos más allá de solidas fáciles?, claro que sí. En lo que difiero en hacer que otras personas vivan su vida de acuerdo a mis propios preceptos y estándares desde el momento en que no quiero que alguien más lo haga conmigo.
  • Y un punto extra; expedir la mentira francamente canalla de que habrá baños transgénero o personas transgénero favorecidas es vil, bajo y mentiroso. Expandir el mito de que favorecen y practican la pedofilia es vergonzoso y enfermo viniendo de instituciones que siempre se han negado a reconocer y apoyar las víctimas de pederastia en la iglesia.

Después de todo esto sólo me quedan dos cosas; apoyar esta iniciativa y repudiar el discurso de intolerancia y odio por mi familia, mis amigos y por todas las personas que aspiramos, en igualdad a hacer un mundo más justo. Segundo (y por si aún les quedan dudas); sólo sustituyan el sujeto de esta campaña y reemplacen con cualquier otro, negro, judío, musulmán, mujer, etc. ¿Suena justo, equitativo y no discriminatorio?, ¿no?, ¿por qué asumen que sí lo es para los homosexuales?.

Advertisements