Hay cosas que esperamos tanto tiempo que ya nos acostumbramos a la sensación de no tenerlas y desearlas siempre. Hay sueños que se cumplen, otros que no. Hay miradas que se encuentran y se encienden, como las nuestras. Yo no sé si tus ojos brillen de esa forma cuando ves a otras personas: sólo los he visto mirándome a mí. Le voy a dar otra vuelta a esta historia, otra página a este libro, una más, sólo una más. Sólo una más porque me aferro a la idea de hacer posible lo imposible, de tenerte cerca, de formar parte de ti, me aferro a la idea de que aún puede funcionar. Tal vez me equivoque, tal vez los hechos son sólo hechos y a las palabras se las lleva el viento y tus ojos brillan por naturaleza en cualquier situación, no por mí. Tal vez ese beso no fue lo que yo sentí, que se te iba el alma si no me lo dabas, que no querías desaprovechar la oportunidad de sentirme tuya, aunque fuera un segundo, tal vez yo lo imaginé todo y fue sólo un sueño como tantos más en los que te escucho y siento tu calor como la primera vez. Tal vez me equivoque, pero voy a apostarte mi resto, una vez más.

Advertisements