¿Problemas en la vejez-

Les quiero platicar sobre los tímidos inicios del reconocido ¡Christian Núñez Psicólogo para Mayores! Corría el año 2017 cuando se reinstaló en la ciudad de Querétaro para probar suerte ejerciendo su profesión para enfocarse en la práctica clínica de las personas adultas mayores; después de buscar incansablemente trabajo en empresas dedicadas al área y ver sus intenciones económicas frustradas decidió emprender como independiente. Se sentía con la experiencia y la capacidad de abrir su propio consultorio y decidió alquilar un espacio lo suficientemente amplio para ofrecer su consulta y sus grupos de entrenamiento en memoria, ahora solo necesitaba pacientes.

Todo el capital con el que contaba lo invirtió en una campaña publicitaria, folletos, anuncios en periodos, en la radio local, pósters en las paredes de las principales avenidas de la ciudad y viralizó su cuenta de Facebook, Twitter y demás. Además acudió semanalmente de grupos de la tercera edad donde ofrecía charlas cortas con ejercicios que llamaban la atención de todos los que ahí escuchaban y donde se ofrecía a realizar valoraciones neuropsicológicas en un precio muy accesible. Siempre usaba la frase ¿problemas en la vejez? ¡Llama a Christian Núñez! (aunque su apellido lo pronunciaba más bien NuÑEZ para hacer énfasis en que rimara mejor con la palabra vejez). El resultado: un consultorio lleno a reventar, tuvo que contratar una secretaria y una persona que se encargara de su publicidad para darse abasto en el consultorio que prósperamente se fue convirtiendo en una clínica de la memoria.

El éxito radicó en el bajo costo que permitió a todos los que tuvieran quejas de memoria acceder a una valoración y en que se les ofrecía participar en un tratamiento igualmente económico, sin embargo, grupal, lo que permitía atender a un gran número de personas en un espacio muy corto. Los manuales de ejercicios que usaban los participantes se vendían ahí mismo y poco a poco Christian comenzó a publicar gran diversidad de programas, libros, folletos y cuadernos de trabajo para estimular la memoria.

Con los años, el pequeño consultorio pasó a convertirse en una clínica y finalmente en un centro de día para personas con deterioro cognitivo. Tuvo que contratar más personal para atender toda la demanda de servicios que había pero no se dio abasto, había gente que vivía muy lejos como para poder asistir a las consultas, por lo cual se inauguró un segundo y tercer centro de día. Siguiendo el método creado por el psicólogo para trabajar los problemas de memoria.

El éxito de ese trabajo dio pie a muchas publicaciones que mostraban lo eficaz que era ese sistema para mejorar las capacidades de los adultos mayores, fuera de recelar el método, invitaba a todos los que quisieran capacitarse en el tema a tomar cursos con él mismo. Les ofrecía una forma de trabajar basada en los resultados y personas en todo el país participaban en sus clases, conferencia, veían sus videos, leían sus libros, utilizaban su método.

Llamó la atención de personas en todo el país y finalmente, tras 40 años de arduo trabajo, se retiró con la satisfacción de haber participado en la creación de una cultura del envejecimiento en México.

* * *

A la par en 2017, había otro psicólogo llamado Christian Núñez, que nunca regresó a Querétaro. Él decidió estudiar el doctorado en psicología social en la UNAM, tras muchos esfuerzo logró que lo aceptaran con un proyecto un tanto peculiar: él quería describir el proceso de envejecimiento normal en México a través de entrevistas y del estudio de la historia de vida de adultos mayores de todas las regiones del país.

Se embarcó con una beca de CONACYT a recorrer los confines de todo México entrevistando personas mayores y conociendo su vida, en total, entrevistó a 5 mil personas de todos los niveles sociales, educativos y familiares; en un viaje que duró dos años organizó cientos de entrevistas individuales y grupales para conocer los factores comunes por los que pasaban todos los viejos. La información recabada fue transcrita en procesadores de textos y a su vez se registró en programas especiales para realizar un análisis detallado del discurso.

El primer volumen en el que se analizó parte de esta información se consolidó en la tesis de doctorado de Christian, ahí vertió cerca de 500 entrevistas. Sabía que no era posible compilar toda la información recabada en un solo libro ni en una sola mente. Pero con ello bastó para concluir con una teoría del envejecimiento mexicano. Para Christian, las teorías del envejecimiento actuales no aplicaban al quehacer de su país, todo versaba sobre modelos estadounidenses y europeos con un nivel educativo y sociocultural muy distinto; él solo quería saber lo que significa envejecer en su tierra y con ello lo había logrado pero finalizar el doctorado era solo el comienzo.

La información que recabó la estaría analizando durante años y poco a poco fue realizando artículos donde hablaba de la personalidad del anciano en México, de los hitos de la vejez, la familia, las relaciones trans-generacionales, los vínculos socio-colectivos, la amistad, el amor y la espiritualidad en la vejez. Proponía cambiar el paradigma de vejez como enlentecimiento y pérdida de las funciones frontales a aceptar que los recursos cognitivos eran ahora empleados en otras cuestiones más imprescindibles para el viejo que para los jóvenes.

Se dedicó a trabajar en este tema impartiendo cátedra de psicogentología, gerontología social, psicología del envejecimiento y temas afines en las universidades más prestigiosas del país hasta que después de 10 años de redacción escribió su obra que sería el fundamental para el estudio del adulto mayor a la que llamó simplemente: Psicología de la vejez en México, se dedicó a actualizarla cada 5 años, agregando las nuevas investigaciones en el área e invitando a los jóvenes a que se unieran al estudio de los procesos de envejecimiento.

Al cabo de mucho años tras haber hecho carrera como docente y siendo sus libros conocidos por los estudiosos del tema decidió mudarse a otro país para envejecer dentro de otro entorno dedicado a formar jóvenes en la Universidad de Costa Rica.

* * *

Este es el viaje que tengo en mi cabeza últimamente. En general no lo pensaba a tan largo plazo pero ya que iba a escribir al respecto quise agregar algunos detalles. La segunda historia se me hace más para mi sobre todo por la cuestión de alejarse de los apegos materiales y vivir para agregar conocimiento; la primer historia parece a simple vista más cómoda pero involucra mucho más estrés. Tal vez pueda haber un mundo paralelo en el que pueda vivir ambos mundos, o tal vez exista un punto medio donde ambas historias convergen. No lo sé.

Advertisements